Otros Artículos

El fracaso de Castañeda

La violencia del narcotráfico contra otros grupos del crimen, el Estado y la sociedad no nació con el gobierno de Calderón.Resulta desconcertante escuchar de un hombre inteligente como Jorge Castañeda la afirmación de que, ante la ola de violencia que se vive en el país, él prefiere que la lucha contra el crimen organizado fracase. Fu el lunes pasado, paradójicamente, casi a la misma hora en que estaba siendo detenido Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, cuando dijo, en el noticiero de Ciro Gómez Leyva, sin utilizar eufemismo alguno: "¿Qué es lo que hay que combatir?, ¿al narco o la masacre de los 72 migrantes y realmente es lo mismo?, ¿el gobierno nos puede demostrar que la masacre de los 72 migrantes es efecto de la causa de estar apretando a los cárteles y, si fuera cierto, qué preferimos, el éxito o el fracaso?… así como están las cosas, yo prefiero el fracaso. Si el costo del éxito es una masacre, pues nos quedamos con el fracaso, Ciro".O sea que, según Jorge Castañeda, para evitar la violencia es preferible fracasar en la lucha contra la delincuencia organizada. Pero, ¿qué quiere decir fracasar en esa lucha? Quiere decir no tener control territorial del Estado sobre vastas zonas del país; dejar a la gente a su merced; quiere decir abandonar los cuerpos de seguridad en manos del narcotráfico y de la mano con ellos los gobiernos locales, subiendo en la pirámide del poder hasta llegar a los niveles más altos; quiere decir dejar que la economía nacional se termine de distorsionar completamente con el dinero producto de esas actividades.La violencia del narcotráfico contra otros grupos del crimen, el Estado y la sociedad no nació con el gobierno de Calderón. Viene de lejos, pero el hecho es que en los últimos años de la administración de Fox esa lucha no se abandonó pero se hizo lo que propone Castañeda ahora: dejarla en manos de grupos y funcionarios especializados, no volcar en ella la fuerza del Estado, dejar que todo se concentrara en la detención de algunos capos y, en otras palabras, mirar hacia otro lado.El problema es que ello agudizó el control territorial del narcotráfico sobre amplias regiones del país. No es una ocurrencia, en el libro El otro poder (Aguilar Nuevo Siglo, noviembre del 2001), esa es la tesis que planteamos: que el narcotráfico se estaba adueñando de territorios mientras el gobierno de Vicente Fox ignoraba esa amenaza y veía sóloa capos. La violencia por el control de territorios está basada en una transformación del negocio que venía dándose desde 1994 aproximadamente, y es la del peso creciente del llamado narcomenudeo, de la venta de drogas en el mercado interno. Se equivoca Jorge, como lo argumentaba aquella tarde con Ciro, si cree que la disputa es por una ruta: es por el control de un territorio, cada día más pequeño, entre una multitud de actores que participan en ese negocio. Por si hiciera falta demostrarlo, lo acaba de declarar Valdez Villarreal al dar su versión de por qué comenzaron los enfrentamientos entre los grandes cárteles.Y que no diga Castañeda que el consumo no ha crecido: todas las encuestas serias lo demuestran y en los hechos tenemos, por lo menos, seis millones de consumidores de distintas drogas. Y esos son los que lo reconocen: el consumo, incluido el ocasional, es mucho mayor. Fracasar en la lucha contra el crimen organizado implicaría, también, abandonar a esos millones de consumidores, habituales u ocasionales, en manos de las bandas.¿Se acabaría la violencia con el fracaso de la lucha contra el crimen organizado?, ¿las distintas bandas, si ya no son perseguidas por las autoridades, simplemente dejarían de pelear entre ellas? Por supuesto que no.De los miles de muertos que ha habido en esta lucha, la enorme mayoría provienen de los enfrentamientos entre los distintos cárteles y devienen de la disputa por los territorios.Las víctimas son casi siempre pandilleros, vendedores locales, policías locales, que quedaron atrapados en la trama de corrupción entre uno u otro grupo. O migrantes que debían ser reclutados para ello. Y la división de esas organizaciones les hace disputar aún con mayor fiereza ese territorio, que ya no es un estado, sino una colonia o en ocasiones una escuela o una esquina.Es esa extensión del negocio la que propicia el crecimiento de los tres delitos que más castigan a la ciudadanía, junto con las devastadoras consecuencias del consumo de drogas: el robo, la extorsión y el secuestro.¿Alguien puede creer que si el Estado abandona la lucha contra la delincuencia o si fracasa en ella como espera Castañeda, se acabarán los robos, los secuestros, las extorsiones?Jorge Castañeda es un hombre influyente y escuchado dentro y fuera de México, por lo tanto, resulta lamentable que desee el fracaso de la lucha contra el crimen sólo para lucir políticamente correcto ante ciertos auditorios.

3 septiembre, 2010

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
58 minutes ago
¿Regular la propaganda? / Noviembre 20, 2017 / ForoTV (Tema Completo)

Por FOROtv hablamos sobre el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que obliga al Congreso a regular el uso de la publicidad oficial.

Buena noticia para la #democracia en México:

Leo Zuckermann, Héctor Aguilar Camín, Jorge Castañeda y Javier Tello analizan la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que obliga al Congres...

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad