Entrevistas, Otros Artículos

Peña Nieto sí puede ser un priista modernizador

Ciudad de México El ex canciller destaca el hecho de que será el primer Mandatario salido de las filas del PRI en ser electo, no nombrado, y que México ha cambiado tanto que es "imposible que gobiernen como lo hacían antes".El intelectual y político mexicano Jorge Castañeda estaba ante un dilema en las últimas elecciones presidenciales. Por un lado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo al que él se opuso y ayudó a derrotar en 2000 como estratega de la campaña de Vicente Fox, volvía al poder. Por otro, el candidato priista, Enrique Peña Nieto, ganó bajo las reglas de la democracia, amparado en el funcionamiento normal de la alternancia política, por lo que no había razón para objetar el regreso del PRI y tampoco para despertar falsos temores sobre un supuesto regreso al autoritarismo. "México ha cambiado tanto que es imposible que gobiernen como gobernaban antes", señala a "El Mercurio".-¿Qué tan diferente es este PRI del que gobernó durante siete décadas en México?"En primer lugar, para mí el PRI no gobernó nunca México, fue el Estado mexicano el que gobernó al PRI. El partido era un apéndice del Estado mexicano, pero esto no era la Unión Soviética donde el partido gobernaba al Estado. Aquí el Estado gobernaba al partido. Así que cuando el PRI pierde el Estado, pues pierde bastante, pierde mucho"."Entonces, parte de todas estas acusaciones de estos días son un poco extrañas, porque si les fuera tan fácil hacer trampa y robarse una elección, pues jamás habrían perdido"."Luego, el tema no es tanto si el PRI ha cambiado o no, porque para empezar -insisto- no gobernaron, y en segundo lugar yo no sé si han cambiado o no. Nadie puede saberlo realmente, hay muchas cosas que ya habían cambiado antes y hay muchas cosas que no van a cambiar nunca. Lo importante para mí es si México cambió y si la relación de México con el mundo cambió. Y si un Presidente procedente del PRI cambia por haber sido electo, a diferencia de haber sido nombrado, como fue el caso de todos hasta ahora. Peña Nieto va a ser el primer Presidente priista electo, porque antes en México no había elecciones de verdad, había ratificaciones del ‘dedazo’, lo que es muy distinto"."En ese sentido, yo creo que México ha cambiado tanto, para bien, durante estos años -incluyendo los años de Ernesto Zedillo-, y que la relación de México con el mundo ha cambiado tanto, que es imposible que (en el PRI) gobiernen como gobernaban antes. Independientemente de que lo quieran hacer o no".-¿Qué dice este triunfo del PRI respecto a la madurez democrática de México?"Bueno, simplemente muestra que en una democracia que funciona cualquiera puede ganar y cualquiera puede perder"."Y el PRI pudo organizarse esta vez, a diferencia de las elecciones de 2000 y de 2006, para ganar por un margen relativamente amplio, aunque sin mayorías, sin mandato. Porque el 38% (que obtuvo Peña Nieto) no es un mandato. Si uno le quita el 3% que le corresponde al Partido Verde, que formó parte de su coalición, el PRI sacó lo de Salvador Allende. No sé si alguien pensó en Chile en el 70 que eso era un mandato, quizás Allende lo pensó".-¿Es una incógnita este PRI? ¿Qué referencias podemos tener de esta versión del partido?"No es una pregunta que yo me haga demasiado. No me interesa tanto cómo es el PRI, sino cómo son las instituciones mexicanas. Me interesa la transparencia, los acuerdos internacionales que firmó México, la mirada externa a México y dentro del país. Me parece que esos son los elementos determinantes para saber si esto es una restauración o si es el triunfo de un partido, no diría yo como cualquier otro, pero parecido a cualquier otro, que va a tener que gobernar en las mismas condiciones que otros, con muchos contrapesos."No quiero establecer paralelos indebidos o excesivos, pero es un poco como Sebastián Piñera en Chile -aunque Piñera tiene credenciales democráticas que el PRI no tiene-. Pues bueno, cuando ganó uno podía decir ‘¿qué va a pasar con Piñera? ¿Va a ser el regreso del pinochetismo (por ser de derecha)?’. Pues no".-¿Qué opina acerca de Peña Nieto? ¿Es un priista renovado?"Yo no sé mucho qué piensa. No hay mucha gente que sepa muy bien qué piensa, porque ha sido muy cuidadoso y muy hábil, no diría yo en esconder lo que piensa, pero en no comprometerse con demasiados puntos que pudieran haberle causado problemas durante la campaña."¿Qué sabemos? Primero, que es difícil asociar a Peña Nieto con las peores épocas del PRI, simplemente por su edad. Lo que no es ninguna garantía, pero es difícil culparlo: es decir, tenía dos años en el 68 (para la represión de las protestas estudiantiles), tenía unos 16 años para la devaluación del 82 y la expropiación de la banca, y tenía 28 años para el desastre del 94 de Salinas, del levantamiento de Chiapas, del asesinato de Luis Colosio y la devaluación. No es que sea ajeno a esas prácticas por el mero hecho de haber sido más joven, pero el hecho es que era más joven."Segundo, que es lo más importante, va a ser un priista electo democráticamente. El primer Presidente priista electo. Todos los demás fueron nombrados Presidente y después hubo un trámite. No es lo mismo ser electo que ser nombrado".-¿Hay alguna propuesta de su programa que destaque?"Creo que hay varias que son interesantes. Y ahí está un tercer punto: lo que sí sabemos de Peña Nieto es lo que ha escrito, lo que ha dicho. O, bueno, lo que han escrito sus asesores, da lo mismo…"Ahí está el cambio constitucional para permitir la inversión privada minoritaria en Pemex, que en México es un asunto no sólo de política económica sino simbólico. También lo que ha dicho acerca de crear un piso de protección social mínima universal para todos los mexicanos, transformando la red de protección social mexicana basada en el empleo -que en México tiene altos índices de informalidad-, socavando así las bases del corporativismo sindical mexicano."No tengo ninguna garantía de que lo vaya a hacer, sólo sé que eso es lo que ha dicho. Pero si uno va sumando todos estos elementos, puede llegar a la conclusión de que sí es posible que Peña Nieto sea un priista modernizador. Hasta ahí yo creo que se puede llegar, digamos, siendo honestos. Más que eso, me parece a estas alturas un poco temerario. Menos que eso, me parece deshonesto"."El PRI necesita la colaboración del Partido Acción Nacional (PAN). No puede hacer nada de gran calado sin ellos". "México votaría por un Lagos o una Bachelet, pero no los hay"-¿A qué atribuye el triunfo del PRI? ¿Fue por los errores del PAN? ¿La izquierda no fue una alternativa? ¿O también existe un voto nostálgico por la estabilidad que ofrecía el PRI?"Yo dudo de que haya un voto nostálgico. Además no es suficiente. Con un voto nostálgico hubiera sido mucho mayor el margen (del triunfo del PRI). Yo creo que en primer lugar hubo un pésimo desempeño del PAN en el gobierno de Calderón y en la candidatura que escogió. Josefina Vásquez Mota es una mujer inteligente y capaz en algunos cargos que ha ocupado, pero resultó ser una muy mala candidata. Y por cierto Calderón lo sabía muy bien; por eso se opuso tanto a su candidatura.Creo que el desempeño del gobierno de Calderón dejó mucho que desear. Sesenta mil muertos, un gasto en seguridad gigantesco, una generalización de violaciones a los derechos humanos, un deterioro terrible de la imagen de México en el mundo… Todo eso se va sumando. Y además no tuvo un desempeño económico brillante; no fue malo, pero fue mediocre, con un promedio de crecimiento de los seis años de 2,5 a 3%. Pues eso es muy bajo para 60 mil muertos. Si no hubiera habido tantos muertos o si hubiera crecido al 6%, pues a lo mejor las cosas hubieran sido distintas. Pero es como mucho pedirle a la gente que asuman, que acepten ese costo terrible, sin ningún resultado a cambio.Ahora esto lo hubiera podido capitalizar la izquierda, es cierto, pero la izquierda mexicana sigue siendo una izquierda totalmente enclaustrada en el pasado (…) Es más o menos asimilable al Partido Comunista chileno, no es justamente a la Concertación. Ésa es la gran diferencia".-¿Por qué el PRD no pudo repetir los resultados del 2006, cuando López Obrador quedó a menos de un punto del triunfo?"Es que es muy difícil que más de un tercio de un país que ya es de clase media, urbano, con mucho que perder, vote por el equivalente del PC chileno. Es muy difícil. Sí podrían votar por un Ricardo Lagos o una Michelle Bachelet, pero aquí no hay un Lagos ni una Bachelet".

9 julio, 2012

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
13 hours ago
El peor momento de Trump

Hoy en #Amarres escribo sobre el peor momento de Trump por lo ocurrido en #Charlottesville; vía EL FINANCIERO:

Es una mera casualidad que el inicio de las negociaciones con EU sobre el TLCAN coincida con el peor momento del joven gobierno de Donald Trump, que ya ha conocido su buena dosis de crisis. Veremos ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad