Milenio

Compras de armas: ¿Peligro o desagravio?

La obsesión de los medios y del gobierno con la resistencia a la reforma educativa y las travesuras de la CNTE ha desplazado otros temas. En particular pasó casi desapercibida una nota publicada el 15 de junio por The Washington Post titulada “¿Que hay detrás del frenesí de compras militares del gobierno mexicano?”. Según el diario, en los primeros dos años de Peña Nieto, México adquirió más de mil millones de dólares en equipo militar oficial, desde 320 millones de balas hasta 24 Blackhawks y 2 mil 200 Humvees. De acuerdo con un experto citado por el periódico, desde finales de 2012 México compró un total de 3.5 mil millones de dólares de armamento, un aumento de más de 100% sobre años anteriores.
Suponiendo que sea cierto —el gobierno no ha desmentido—, las compras militares masivas, excepcionales y aceleradas, suelen tener dos explicaciones. Pueden ser producto de la sensación o convicción de las fuerzas armadas de un país que enfrentan un “peligro claro y presente”, sin contar con el armamento necesario para dominarlo.
Es comprensible que al llegar el nuevo equipo a Los Pinos y a la Sedena en 2012, se percataron de la existencia de ese “peligro claro y presente”, y decidieron dotarse de los dispositivos indispensables para enfrentarlo. Incluso uno puede entender que no hayan informado a la sociedad de la presencia de dicho peligro, ni de la insuficiencia de los instrumentos con los que contaba el Estado.
De ser así, tendríamos que concluir que los seis años de guerra de Felipe Calderón contra el narco y el crimen organizado, con sus miles de millones de dólares gastados, sus decenas de miles de muertos y sus miles de desaparecidos no sirvieron de nada. El país y su Ejército, Marina, Fuerza Aérea y policía se encontraban, en esta hipótesis, menos equipados que en 2007. Grave.
La otra explicación es el consuelo. Cuando un país vende grandes cantidades de armas a otro, o cuando un gobierno civil compra esas cantidades sin necesitarlas, la razón suele yacer en el afán de contentar a estamentos militares descontentos. Obama vende, a precio de remate, cazas y tecnología castrense a Arabia Saudita y a los Emiratos para endulzar la píldora amarga de su inminente acuerdo con Irán; hará lo mismo con Israel.
En esta hipótesis, las enormes compras de armas de los últimos dos años en México se debieron a la exigencia de un desagravio a las fuerzas armadas por un agravio anterior, o vigente. No tendría nada de malo, aunque el costo es elevado. ¿Cuál es el agravio? No sabemos. Más grave.

25 junio, 2015

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
15 hours ago
El oso de Odebrecht

Este viernes en #Amarres escribo “El oso de Odebrecht”, vía EL FINANCIERO:

Escribí en estas páginas hace algún tiempo que México corría el riesgo de hacer el ridículo en el concierto latinoamericano al ser el único país donde no se divulgaran los nombres del ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad