Milenio

Moreira en Madrid

La detención de Humberto Moreira en Madrid constituye un acontecimiento histórico. No por la dimensión del personaje, ni por la validez y la magnitud irrefutables de las acusaciones, ni tampoco por el desenlace posible del arresto: domiciliario de corto plazo o varios años de cárcel, sino por dos consideraciones.
Moreira es el primer ex presidente del PRI que pisa prisión. Muchos, desde Alfonso Martínez Domínguez hasta Carlos Sansores Pérez, fueron cuestionados por represores, corruptos o ambas cosas. Otros rompieron con su partido y construyeron muros defensivos contra cualquier acusación. Pero jamás había caído al bote ninguno, y menos aún alguien tan vinculado al Presidente constitucional en turno.
En efecto, algunos de los jerarcas priistas permanecieron cerca de quienes los designaron. Otros se distanciaron de su jefe (Reyes Heroles de Echeverría, Oñate de Zedillo). Pero pocos desempeñaron un papel tan importante en la selección y elección del candidato de su partido como Moreira con Peña Nieto. Por una sencilla razón: hasta 2006, la jefatura del partido era solo uno de los múltiples instrumentos del aparato de Estado que apoyaban al candidato oficial. Con Peña, por primera vez, no. Moreira fue clave en la llegada de EPN a la candidatura, y a la elección de los gobernadores priistas en 2009, 2010 y 2011 que le facilitaron el camino. Por eso Manlio Fabio Beltrones lo estima tanto.
Su encarcelamiento —provisional o no— es trascendente por otro motivo. De nuevo en un caso de corrupción —o de derechos humanos— resultó decisivo el factor externo. Al igual que con denuncias previas —desde Walmart hasta Malinalco, o desde Tltatlaya hasta Cocula, o de HSBC hasta Oceanografía— se trata de instancias extranjeras —prensa o autoridades– que nos informan de la posible comisión de un delito mexicano… y de sus consecuencias. Es difícil saber hoy si la policía española detuvo a Moreira a solicitud de EU o motu proprio, ni por por qué sucedió ahora y no antes o después.
Lo que sí sabemos es que no fue gracias a una petición mexicana. También sabemos que desde su regreso de Barcelona en 2014, Moreira pasaba su tiempo entre Saltillo, Monterrey y Cuernavaca, conversando y asesorando a diversos políticos del norte del país y en la capital, sin ningún temor de ser aprehendido. ¿No había ningún cargo en su contra en México? ¿Por qué en España o en EU sí? ¿Por qué no solicitaron su extradición Madrid o Washington, ahora que está de moda?
No toda denuncia de corrupción debe provenir de fuera del país para prosperar. Pero si no proviene de fuera del sistema, no prosperará.

18 enero, 2016

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
1 day ago
PRI: una buena razón para ser candidato perdedor

Este viernes en #Amarres escribo “#PRI: una buena razón para ser candidato perdedor”, en EL FINANCIERO:

Para variar, abundan las teorías sobre quién será el candidato del PRI a la Presidencia. Como ha sido el caso desde 1933 y hasta el 2000, y ahora nuevamente, al tratarse de una decisión personal ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad