Milenio

Sanders, Piketty y el SAT

Las primarias en Estados Unidos siempre son importantes para el resto del mundo, para México y para las tendencias profundas —políticas, ideológicas, económicas, culturales— que posteriormente aparecen en muchos países. Esta no es la excepción, tanto en lo que ya se ha dicho —el rechazo al establishment de la ortodoxia partidista, la xenofobia antimigrantes, la renuencia a aceptar dinastías en el poder— como en aspectos menos mencionados.
Uno de ellos es la causa de Bernie Sanders, el pre-candidato demócrata de Vermont, que se autocalifica como un socialista democrático, y que alcanzó un empate inesperado —salvo en los últimos días— con Hillary Clinton en el estado de Iowa. Sanders se ha convertido en el portavoz de las denuncias de Occupy Wall Street, contra el “1%”, contra la desigualdad y a favor de la actualización del vapuleado estado asistencial norteamericano. La expresión erudita, pulida, técnica y sensata de esta causa se cristaliza, de alguna manera, en Paul Krugman y Thomas Piketty. Su abanderado es el viejo judío gruñón, originalmente de Brooklyn y luego compañero de los creadores de Ben and Jerry, que me recuerda a mi finado amigo Bernardo Minkow y, con pocos años menos, a mí mismo.
Dentro de su excentricidad, de sus excesos y del carácter con frecuencia irreal de sus propuestas, el problema es que Sanders tiene razón en su diagnóstico y en algunas de sus propuestas, aunque no en cómo financiarlas. De 1980 para acá, el ingreso medio en Estados Unidos se ha estancado; la desigualdad se ha ensanchado; la movilidad social se ha detenido; incluso la innegable salida de la crisis de 2007-2009 ha beneficiado mucho más a los muy ricos que a la clase media o a los muy pobres. Bill Clinton hizo poco para corregir el giro conservador de Reagan; Barack Obama hizo un poco más, pero no mucho, para rectificar el de Bush hijo.
Una seguridad social universal; volver a la educación superior gratuita; aumentar el apoyo a los sectores más humildes: todo esto es necesario en EU, y posible. El problema es que el 1% acepte, o se le obligue a aceptar. Lo bueno es que en EU se sabe quiénes son: se conocen los nombres, el ingreso y los impuestos pagados por el 1% más rico de las personas físicas.
En México también, pero no se divulgan, para que no comparemos con otros países. Se dice que cuando Piketty visitó México el año pasado, Luis Videgaray aceptó entregarle, para su próxima investigación, los datos correspondientes del SAT. Ojalá: así, en el futuro no navegaremos de noche.

4 febrero, 2016

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
4 hours ago
Fotos de biografía

Participo en el panel "Retos para una Democracia Inclusiva en América Latina" del Foro sobre una democracia inclusiva en América Latina, coorganizado por el #ClubdeMadrid, y el CENTRO FOX, junto a ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad