Milenio

¿Trump, ya?

No se puede aseverar con total certeza todavía que Donald Trump será el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos. Los dos aspirantes cubano-americanos —Marco Rubio y Ted Cruz— pueden dar una sorpresa, sobre todo si dejan de pelearse entre ellos y uno declina a favor del otro. Pero se acaba el tiempo.
La victoria de Trump en los caucus de Nevada constituye su tercer triunfo al hilo y el más impresionante hasta ahora. Por dos razones: 1) porque duplicó el total de cada uno de sus adversarios incluso superando la suma de ambos; y 2) porque, de acuerdo con las encuestas de salida, obtuvo más de 40% del voto hispano, que es ante todo mexicano-americano y que es importante estadísticamente hablando. A diferencia de las votaciones en Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, donde la presencia latina es muy reducida, en Nevada no lo es. Uno hubiera podido suponer que el discurso xenófobo de Trump, en relación a México en particular y a los hispanos en general, hubiera provocado cierto repudio por parte de este segmento del electorado. No fue el caso.
Faltan elementos para que Trump cante victoria. En primer lugar, puede no hallarse a la altura de las expectativas que él mismo ha generado en las primarias del llamado supermartes, el 1 de marzo. Serán 12 estados con elecciones y él mismo se ha colocado la vara muy arriba: ganar en Texas, estado al que representa Cruz en Washington como senador. De caerse uno de sus dos oponentes, el otro podría aglutinar todo el sentimiento anti-Trump que impera en el Partido Republicano. Por la sencilla razón de que piensan que si él es el candidato republicano no solo va a perder, sino que va a hacer perder al partido su mayoría, por lo menos en el Senado y tal vez en la Cámara de Representantes. Y finalmente, siempre queda la esperanza de que, aunque Trump sea el candidato republicano, pierda en la elección constitucional frente a Hillary Clinton, que parece haber ya amarrado la candidatura demócrata.
Salvo que algo suceda con ella. Y no me refiero a un problema de salud o a una derrota por parte de Sanders, sino a que la investigación en curso por el FBI de la posible transmisión y recepción de correos electrónicos clasificados como secretos desde su servidor privado cuando era secretaria de Estado desemboque en una acusación penal en su contra. Los abogados bien enterados en Estados Unidos de cómo va dicha investigación empiezan a pensar que las probabilidades de que Clinton sí sea indiciada van creciendo. De ser el caso, de una manera o de otra, dejaría de ser la candidata demócrata y el partido se vería obligado a encontrar un nuevo candidato ya tarde en la temporada. En ese caso, la visión delirante de muchos hace algunos meses de que Trump pudiera ser presidente de Estados Unidos dejaría de ser… delirante.
¿En México vamos a seguir con la política del avestruz? Quizás en lugar de rescatar al soldado Moreira, la Cancillería podría reflexionar sobre cómo definirse ante la amenaza de Trump.

25 febrero, 2016

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
5 hours ago
AMLO y la partidocracia

AMLO no es la solución para el hartazgo de los mexicanos hacia la clase política ni hacia la partidocracia: él forma parte de ellas.

Extracto tomado de la conferencia “México entre dos ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad