Otros Artículos

Anaya enfila sus baterías contra AMLO, “otro Echeverría”

Álvaro Delgado

PROCESO

Aunque afirma que está en marcha una “elección de Estado” del gobierno de Enrique Peña Nieto contra Ricardo Anaya -de cuya campaña es coordinador estratégico-, Jorge G. Castañeda da por desahuciado al priista José Antonio Meade, desdeña a Margarita Zavala y centra su objetivo en Andrés Manuel López Obrador.

“El tema uno es la elección de Estado; el dos, el contraste y polarización con Andrés Manuel. Esa es la etapa de la campaña que empieza ahora”, ubica Castañeda, quien reconoce que Anaya sufre un “estancamiento” en el segundo lugar, por los escándalos de corrupción sobre su riqueza.

“Ese embate, esa embestida, ese juego sucio sin duda lo afectó, “Nosotros no estamos en el plan de Meade de que vamos muy bien. Todo esto sí frenó el crecimiento de Anaya. Sería aberrante, sería una mentira decir que no pasó nada. ¡Claro que sí pasó!” El candidato del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano -que forman la coalición Por México al Frente- iba en ascenso cuando el “ataque sucio” lo frenó, “y ahora hay que retomar una serie de temas de campaña para remontar no la caída, pero sí el estancamiento”.

En entrevista telefónica con Proceso, Castañeda ensaya un cambio de discurso de la campaña de Anaya contra López Obrador: la comparación ya no será con Hugo Chávez, el fallecido expresidente de Venezuela, ni con Evo Morales, presidente de Bolivia, ni con el cubano Fidel Castro, sino con Luis Echeverría, mandatario de México entre 1970 y 1976.

“Las tesis de autosuficiencia alimentaria, de madera, de esto y lo otro, nacionalistas, estatistas, autoritarias de López Obrador se parecen, como dos gotas de agua, a las de Luis Echeverría. No de Chávez, no de Evo Morales, no de los Kirchner, (sino) de Luis Echeverría”.

El tres veces frustrado aspirante presidencial independiente puntualiza que los temas “insignia” de la campaña de Anaya son crear un gobierno de coalición, implementar el ingreso básico universal para todos los mexicanos y crear una comisión de la verdad para investigar asesinatos, corrupción y violación de los derechos humanos en los gobiernos de Peña Nieto, Felipe Calderón y hasta de Vicente Fox, de quien Castañeda fue canciller. El otro coordinador de la actual campaña, Santiago Creel, fue secretario de Gobernación del primer presidente panista.

Castañeda subraya: “La comisión de la verdad es para investigar los crímenes y delitos de corrupción y violación de los derechos humanos de los sexenios de Peña Nieto, de Calderón y de Fox, con cooperación internacional, en manos de mexicanos independientes, pero con cooperación internacional. Es fundamental este elemento”.

Es falso, dice, que no se pueda procesar a un expresidente de México, como dice López Obrador, porque ya lo hizo la fiscalía creada en el gobierno de Fox a propuesta de él, Creel y Adolfo Aguilar Zinser.

“Hay grandes precedentes internacionales y hay un antecedente mexicano, que no fue un éxito completo pero tampoco fue un fracaso completo, porque en 2003 la comisión (sic) de investigación de delitos del pasado, que creamos entre otros Creel, Adolfo Aguilar y yo, condenó a Luis Echeverría al arresto domiciliario.

 

“Si hubiera ese tipo de cooperación internacional, por ejemplo en el caso Odebrecht, no estaríamos sujetos a las negociaciones en lo oscurito entre la PGR y el gobierno de Brasil sobre la información del caso, porque la comisión de la verdad, con esa cooperación internacional, podría obtener directamente délos jueces brasileños la información que se necesita.” Elección de Estado Ausente en el arranque de la campaña de Anaya, por disfrutar las vacaciones de Semana Santa -“uno necesita descansar para cargar baterías para lo que viene”-, Castañeda da por muerto a Meade.

“No me preocupa en lo más mínimo el tema de Meade. Ya concluimos, cerramos la etapa de contraste con el candidato de Peña Nieto, porque la inmensa mayoría de las encuestas, de 13 o 14, claramente dan a Anaya un segundo lugar muy consolidado. Por tanto, Meade ya no viene al caso, no es pertinente.” A Meade, subraya, no lo benefició ni siquiera la “elección de Estado” de Peña, mediante la cual se usa a la Procuraduría General de la República (PGR), al Servicio de Administración Tributaria y hasta a Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, para difundir información sobre la riqueza de Anaya.

“Este enorme juego sucio del gobierno no le sirvió para nada al pobre de Meade. Por más que le muevan y le ayuden, le hagan, inventen y todo lo que quieran, no puede subir. Entonces todo este ataque a Anaya sí detuvo su crecimiento, pero no sólo no benefició a Meade, sino todo parece indicar que benefició a López Obrador ligeramente.” Pero aunque no benefició a Meade, Castañeda afirma que la elección de Estado será permanentemente denunciada por el equipo de Anaya.

“Contra la elección de Estado hay instrumentos que no son miles pero sí hay muchos. En primer lugar, la denuncia de que la PGR no puede tener ninguna credibilidad con la ciudadanía, porque tortura a los testigos y a los dizque acusados de Ayotzinapa, que no investiga y encubre a los autores del escándalo de Odebrecht, que exonera en los hechos a César Duarte, que no investiga el desvío de recursos de Sedesol de Rosario Robles y de Meade y que tampoco investiga la Estafa Maestra.” Resume: “Es decir, la PGR no tiene ninguna credibilidad, aunque obviamente es una institución de Estado que sí pesa y que sí ha tenido eficacia en su campaña contra Anaya”.

Por eso se planea subir a la página de internet de Anaya toda la información sobre la compra-venta que hizo el candidato presidencial del terreno donde construyó una nave industrial que vendió en 54 millones de pesos a su amigo Manuel Barreiro, acusado por la PGR de lavar dinero.

“Pueden ver el crédito de Banamex, su declaración de impuestos, el crédito hipotecario, pueden ver lo que quieran. Ahí están, pero hagan la chamba ustedes”, dice en referencia a los periodistas.

“Métanse; a ver: ¿hay un crédito de Banamex o no lo hay? ¿Está el documento en la página o no está? ¿Pagó impuesto sobre sus utilidades en la compra-venta o no los pagó? Pero sí hagan la tarea, también.” Pero hasta el viernes 30 de marzo, cuando Anaya inició su campaña presidencial y se actualizó su página de internet, no había ninguno de los documentos que Castañeda afirmó que serían públicos.

AMLO, como Echeverría Secretario de Relaciones Exteriores los dos primeros años del gobierno de Fox, cuando pretendió infructuosamente ser candidato presidencial, Castañeda no tiene duda de que el rival es López Obrador.

-¿Sostiene, como en 2006, que a López Obrador hay que ganarle “por las buenas, por las malas o como sea”, aunque de manera legal? -Así es, lo dije entonces y lo sostengo ahora, sobre todo en la parte “en el marco de la ley”, porque me parece que sus propuestas, sin ser un peligro para México, sin ser el fin del mundo, sin ser una catástrofe para el país, son equivocadas y vienen de otras épocas.

“Para los lectores de Proceso me parece muy importante subrayar el referente real,’ el referente mexicano. Estoy totalmente de acuerdo con Andrés Manuel en que él tiene referentes mexicanos. No es chavista, no es fidelista, no es castrista, no es partidario de Evo Morales.”

Y alude a Luis Echeverría: su golpe a Julio Scherer García, fundador de Proceso, en Excélsior; a la matanza de estudiantes del Jueves de Corpus, en 1971, y a la crisis económica de 1976, cuando lo sucedió José López Portillo, de cuyo gobierno fue canciller su padre, Jorge Castañeda.

“(López Obrador) tiene un gran referente mexicano, que es Echeverría y es importante que los lectores de Proceso sepan, sobre todo los jóvenes, que el presidente que cerró el Excélsior de Julio Scherer, que le dio el golpe de Estado dentro de Excélsior a Julio Scherer fue Luis Echeverría; el del 10 de junio de 1971 fue Luis Echeverría; el que llevó al país a la debacle económica del 76 fue Luis Echeverría. Es el referente mexicano de Andrés Manuel. Andrés Manuel no es chavista, no es castrista, es echeverrista. ¡Es perfectamente legítimo!”

-¿Cuáles son los elementos que los hacen idénticos o en qué ha imitado López Obrador a Echeverría?

-Primero, ahí hizo sus pininos de activista político con Echeverría y López Portillo; en segundo lugar, sistemáticamente dice que es a partir de 1982 cuando todo se echa a perder en México, lo cual significa que antes de 1982 las cosas iban bien y antes de 1982 fueron López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo, en particular Echeverría.

Castañeda dice, además, que López Obrador admira a Antonio Ortiz Mena, el secretario de Hacienda de Adolfo López Mateos y Díaz Ordaz, en cuyos sexenios se produjo el “desarrollo estabilizador”, con crecimiento de 6% anual con inflación de menos de 3%.

“En tercer lugar es admirador de Ortiz Mena, que fue colega de Echeverría en el gabinete de Díaz Ordaz. Fue competidor con Echeverría para la Presidencia para suceder a Díaz Ordaz.” López Obrador también se parece a Echeverría en su relación con los medios: “Se enoja, se irrita, responde. A mí me parece que los lectores de Proceso deben tener conciencia de quién fue Luis Echeverría para saber si Andrés Manuel se parece a Luis Echeverría o no”.

-¿Éste paralelismo, esta similitud, serán las líneas estratégicas del discurso y de la campaña de Anaya? -El contraste con las propuestas de Andrés Manuel va a ser, desde luego, parte de la estrategia de la campaña de Anaya. El contraste entre una visión del pasado, una visión estatista, autoritaria, introvertida, nostálgica de una época que ya no existe en México con una visión de futuro, en México abierto al mundo, a la innovación, a la tecnología, a la juventud, pero la juventud no sólo de personas, sino la juventud de ideas, de costumbres, de manera de hacer las cosas.

“Ese debe ser un hilo conductor de la campaña de Ricardo a partir de ahora, en el sentido de que el contraste con Andrés Manuel es el centro de la discusión que viene: esta es una elección entre dos. Cambio hacia atrás o cambio hacia delante, cambio hacia el pasado o cambio hacia el futuro. Esa es la elección que hay ahora.” Insiste en la comisión de la verdad, que Meade y López Obrador rechazan.

“En ambos casos, con un poco de ignorancia, la verdad sí es gente un poquito… no de una gran ilustración. Digámoslo así: no conocen las experiencias internacionales en materia de derechos humanos que existen en Sudáfrica, en los países de Europa oriental, en Chile, en Argentina, etcétera, y los casos de corrupción en países como Guatemala y Honduras, para no ir más lejos.”

El ingreso básico universal es otra propuesta, que consiste en que todos los habitantes tengan un ingreso mínimo por el solo hecho de ser habitantes del país.

Aunque matiza: “Obviamente en México será de manera paulatina en cuanto a regiones del país, en cuanto a montos que se van gastando y en cuanto a formas de desmontar los apoyos clientelares de asistencia social que existen en México hoy”.

-Anaya abandonó esta propuesta tras las críticas del sector empresarial por ser populista. ¿Garantiza que va a continuar este tema?

-Absolutamente sí. Lo veremos en los próximos días, conforme salga la propuesta más elaborada que está armando Salomón Chertorivski. Espero que esté lista, si no en una semana, cuando mucho en dos o tres semanas, ya con cifras muy precisas de qué ingreso, para qué segmento de la población, en qué tiempos, etcétera. No es para nada una propuesta abandonada, de ninguna manera, al contrario: es, junto con el aumento al salario mínimo, el centro de propuesta social de Anaya.

Una tercera propuesta es el cambio de régimen, dice, que implica cambiar el régimen presidencial, “que es a la vez autoritario e impotente”, porque desde 1997 hay presidentes “autócratas sin ser autoritarios y al mismo tiempo impotentes”.

Explica: “La solución a eso no es el viagra, por así decirlo, sino un régimen híbrido, más o menos siguiendo el modelo francés, pero también el modelo que mucha gente en México de otros partidos ha propuesto, como Manlio Fabio Beltrones”.

Voto útil y Margarita Como coordinador estratégico de Anaya, Castañeda le confiere un enorme valor al “voto útil” que, dice, sólo proviene de los indecisos y de un sector del PRI. Y en el caso de Margarita Zavala, la esposa de Calderón, un voto por ella es en realidad por López Obrador.

“Como el único que le puede ganar a López Obrador es Anaya, si votan los partidarios de Margarita de Calderón por ella, en los hechos votan por López Obrador. Cuando sus votantes, no sé ella, se percaten de esta dinámica, a ver cómo reaccionan.” Lo que sí hará la campaña de Anaya, advierte, es ir por los indecisos, que ubica entre 20% y 25% de los electores, y en menos medida con los priistas que han ido disminuyendo. Pero no tiene duda: “La elección se juega en el 80% de mexicanos que repudian al PRI, que quieren un cambio”.

Explica: “¿Cómo se reparte ese 80%? Unos se van con Andrés Manuel, que tiene un voto duro importante, y otros obviamente se van con Anaya”.

 

Finalmente Castañeda admite que la coordinación bicéfala de la campaña de Anaya, con él y con Creel, no es el esquema ideal, “pero es el que más embona” con una alianza de partidos, organismos que vienen de la sociedad civil y con individuos como él.

“Todo se tiene que negociar, todo se tiene que procesar. Es la gran virtud del frente, pero obviamente también implica ciertas restricciones. Y por tanto la idea de que hubiera un coordinador único iba a ser muy complicada. En un mundo ideal habría un coordinador único, con unas líneas de mando perfectamente delimitadas.

En este frente, con esta pluralidad de posiciones, de sentimientos, de todo, parece más lógica una coordinación bicéfala.” Lo positivo es que Creel y él se conocen desde hace un cuarto de siglo. Y confía en que sea eficaz el esquema: “No te digo que no puede haber de nuevo sensibilidades distintas, pero lo que no va a haber son sorpresas”.

1 abril, 2018

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
21 hours ago
TLC: ¿ya mero?

Hoy en #Amarres escribo “TLC: ¿ya mero?”; vía EL FINANCIERO👇

Jorge G. Castañeda opina que, en la negociación del TLCAN, la parte mexicana ha procurado siempre mostrar tramposamente la mejor cara para proteger el tipo de cambio.

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad