México sobrevivirá al triunfo de Peña Nieto y el regreso del PRI

Milenio
Grupo Milenio

Notable el análisis que publicó ayer en El País Jorge Castañeda, uno de los estrategas de la derrota del PRI en el año 2000, sobre las implicaciones de una victoria de ese partido el 1 de julio. Castañeda da por descontado que Enrique Peña Nieto ganará y pregunta si eso constituiría una restauración autoritaria, corrupta, nacionalista y desacreditada. De inmediato, niega esa posibilidad. “El regreso del PRI a Los Pinos equivaldría más bien al funcionamiento normal de la alternancia en democracia, incluso en una democracia imperfecta, incipiente y precaria, como la mexicana”, explica. “Por eso, la posible victoria de Peña Nieto no es una restauración, ni debe ser motivo de miedo o preocupación para los mexicanos y nuestros amigos en el mundo”. Según él, no debe espantar por varias razones: será el primer priista que verdaderamente gane por el sufragio universal, y eso lo marcará moral, política y personalmente; enfrentará los mismos contrapesos que Fox y Calderón, carecerá de mayoría legislativa en al menos una cámara, convivirá con un muy poderoso gobierno de izquierda en la capital y con entes realmente autónomos (Suprema Corte de Justicia, IFE, IFAI, INEGI, Banco de México), será acotado por los medios de comunicación y una sociedad civil “más organizada y vigorosa que en cualquier momento de nuestra historia”; y estará limitado por una maraña de acuerdos y compromisos internacionales, que van de lo comercial a los derechos humanos. “México ha sobrevivido a una gran cantidad de desgracias en su historia”, concluye Castañeda. “Sobrevivirá al regreso del PRI, y en una de esas, hasta prosperará con la elección, esa sí de verdad, de Peña Nieto”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.