Otros Artículos, Reforma

Policía Nacional de Colombia

Conocí al general Naranjo de Colombia hace algunos años. En el segundo semestre del 2011 participé en dos muy largas y restringidas reuniones con él. Una en Bogotá, en la reunión anual del Consejo de Directores de Human Rights Watch (al que pertenezco y cuya junta estos días en París me ha obligado a estar fuera de México); la otra, en Cartagena, con un conjunto de políticos e intelectuales latinoamericanos convocada por Héctor Aguilar Camín, Carlos Ominami, Gabriel Gaspar y el que escribe. A esta segunda acudió, entre otros, Aurelio Nuño, colaborador cercano de Enrique Peña. Ambas reuniones fueron especialmente interesantes y las comenté en un par de artículos en Reforma; y Aguilar y yo incluimos varias referencias a las tesis de Naranjo y el caso Colombia en Una agenda para México 2012.No comparto todas las ideas de Naranjo, en particular su reduccionismo sobre la legislación de las drogas, más compleja y sofisticada de lo que él insinúa, y cada vez más compartida por su ex jefe Juan Manuel Santos. Y tampoco sé a ciencia cierta si la magnífica Policía Nacional -con 165 mil efectivos que él comandó durante casi cinco años- debe sus virtudes al indudable talento y seriedad de Naranjo y a que fue reestructurada alrededor de 1950; o por la ayuda de EU bajo el Plan Colombia. Lo que sí sé es que si Peña llega a tener buenas ideas para crear una verdadera policía nacional en México pocos podrían ayudarle como Naranjo. Y también sé que la crítica del PAN y de AMLO sobre su asesoría a Peña es una denuncia mezquina, patriotera y demagógica. Mezquina porque el PAN ha contado con varios asesores extranjeros desde el 2000: Dick Morris, Antonio Sola, Rob Allyn; y el PRD, además del asesor uruguayo de AMLO, debiera ser mucho más receptivo a los apoyos externos en materia de sustancia política, como lo fue López Obrador con Giuliani. Patriotera, porque la gente sensata que cree en la guerra contra el narco (cada vez menos) sabe que sin apoyo externo es imposible ganarla; y ahora que proviene de Colombia se quejan. Y demagógico porque recurre a la exaltación de las fuerzas militares mexicanas en contraposición al apoyo de Naranjo, como si nuestras Fuerzas Armadas no recibieran -con mayor o menor entusiasmo- entrenamiento, equipo, inteligencia y comunicaciones de EU vía la Iniciativa Mérida desde 2007.Más interesante resulta discutir qué puede proponer Naranjo en México, qué ha hecho en Colombia y si Peña está de acuerdo con el esquema colombiano o sólo busca adornar el suyo con las impecables credenciales de Naranjo. Y me refiero en específico a la Policía Nacional porque es el más importante. Quisiera reproducir aquí lo que escribimos Aguilar y yo a propósito de Naranjo:Antes, Colombia padecía, en condiciones más adversas que las nuestras, los estragos de un sistema policiaco descentralizado, pero la conciencia de los peligros de su politización y descomposición… dio lugar a la fundación de la Policía Nacional. Para un país de 40 millones, la PN cuenta con 165 mil efectivos. La cifra equivalente en México sería de unos 450 mil. Nuestra Policía Federal no llega a los 35 mil… Otro dato son las prioridades… Según el general Naranjo, sólo 15% de los recursos se dedica al combate al narcotráfico y 85%, a prevenir o castigar a la delincuencia.Quizás una anécdota ilustre mejor el tipo de policía de que hablamos. Paseando por Cartagena, uno de nosotros tuvo la curiosidad de acercarse a una plaza ubicada en el corazón del casco amurallado. Era un sábado y había unas 20 parejas bailando al ritmo de los vallenatos frente a una pequeña banda de la Policía Nacional. Era una de las decenas de bandas de esta policía que tocaban para la población local. Interrumpieron su música para anunciar que estaban allí para acercar a la gente a su policía, que este esfuerzo formaba parte de un programa en todo el país desde hacía cuatro años, y que disfrutaran de la velada. Sin sobrevalorar a la colombiana, una policía cercana y eficaz.

21 junio, 2012

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook feed
2 years ago
TLC: ¿ya mero?

Hoy en #Amarres escribo “TLC: ¿ya mero?”; vía EL FINANCIERO👇

Jorge G. Castañeda opina que, en la negociación del TLCAN, la parte mexicana ha procurado siempre mostrar tramposamente la mejor cara para proteger el tipo de cambio.

« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad