Otros Artículos

Anti-semitismo

A partir de mañana estaré de vacaciones en Twitter, lo cual significa que sólo subiré artículos, entrevistas etc., pero no comentarios propios o retweets de otros. En particular desistiré hasta principios de septiembre de re-enviar a mis seguidores los tweets anti-semitas de los pejezombis, anónimos o con nombre y apellido. Volveré a hacerlo más adelante si persisten, pero entretanto quisiera ofrecer una breve explicación de las razones que me llevaron a difundir con el mayor vigor posible todos los insultos anti-semitas subidos a mi time-line desde el mes de mayo.Muchos me han preguntado para qué darle mayor difusión y espacio a gente de esta calaña, y al discurso del odio que esgrimen. Comprendo la postura, sobre todo de muchos integrantes de la comunidad judía en México, y también de muchos usuarios de las redes sociales judíos y goyim, que prefieren pasar en silencio ejemplos de comunicación y ofensas de este tipo. Es un debate serio, que se da en muchos países democráticos, algunos de los cuales han prohibido el discurso del odio y la negación del holocausto, por ejemplo, y otros donde se le otorga una mayor jerarquía a la libertad de expresión, aunque sólo fuera para improperios; entre quienes piensan que lo mejor es no darle publicidad a gente marginal sin seguidores, lectores o discípulos, y otros que consideran que cada expresión pública (o privada, por cierto) de anti-semitismo o racismo debe ser inmediatamente publicitada y denunciada.Yo comparto la tesis de la prohibición del discurso del odio, y de la denuncia constante, omnipresente, de la más mínima manifestación de estas posturas. Prefiero mil veces hacer crecer el número de seguidores de los anti-semitas en México, que contribuir a que hagan su trabajo en las sombras, protegidos por el "no hagas olas". Pero como no estoy dispuesto, yo solo, como una cruzada personal, a llevar esta discusión a la plaza pública (radio, impresos, tv) o a los tribunales, la vía a mi alcance son las mismas redes sociales donde aparece el anti-semitismo, y en particular mis seguidores en dichas redes, que por supuesto no son todos adeptos míos, y entre los cuales aparecen algunos de los pejezombis en cuestión.Considero además que el exhibir a los anti-semitas en el seno de las corrientes políticas mexicanas (en las tres principales en general, y en las redes sociales dentro de la izquierda, en esta coyuntura en particular), puedo contribuir a colocar a mis amigos de izquierda en una situación incómoda pero en mi opinión necesaria: o bien deslindarse del anti-semitismo en las redes, o bien avalarlo con su silencio. Con algunos colegas estudiamos actualmente la posibilidad de proceder legalmente, y también de hacer del conocimiento de las empresas o instituciones donde dicen trabajar las principales figuras anti-semitas el tipo de comentarios que suben a las redes. A dichas empresas o instituciones les corresponderá actuar en consecuencia…o no. Para mí, silencio es sinónimo de complicidad; la denuncia es antídoto al "yo no sabía", "me hubieras dicho", "lástima que no se supo a tiempo". Ya sabes, ya te dije, fue a tiempo.

30 julio, 2012

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
1 day ago
El peor momento de Trump

Hoy en #Amarres escribo sobre el peor momento de Trump por lo ocurrido en #Charlottesville; vía EL FINANCIERO:

Es una mera casualidad que el inicio de las negociaciones con EU sobre el TLCAN coincida con el peor momento del joven gobierno de Donald Trump, que ya ha conocido su buena dosis de crisis. Veremos ... See more

LIKE
LOVE
HAHA
WOW
SAD
ANGRY
« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad