Artículos, Milenio

Las encuestas, Trump y AMLO

Jorge Castañeda

Muchos hemos señalado similitudes entre las raíces y motivaciones de los votantes en las elecciones de Reino Unido, en junio pasado, de EU en noviembre y de México en 2018. No falta quienes vemos grandes semejanzas entre los Leave del brexit, los “indignados” o “deplorables” (dixit Hillary Clinton) de Donald Trump y los iracundos de López Obrador: una respuesta aberrante a problemas reales y parecidos. Ahora encuentro una semejanza adicional.

Parto de que los encuestadores en México y EU son sólidos y de buena fe, y que hoy enfrentan nuevos retos significativos. En México, durante los últimos tiempos (incluyendo las encuestas de salida el 5 de junio), se ha elevado el número de “rechazos”, alcanzando en muchos casos entre 30% y 50%.

No son personas que responden que no saben por quién votarían o que optan por no contestar esa pregunta del entrevistador. Son quienes le cierran la puerta cuando toca el timbre. Normalmente se sustituye al individuo seleccionado y recalcitrante con uno parecido o con uno escogido aleatoriamente. Pero, además, en México hay otro 25-30% de quienes sí se someten al cuestionario, que entran en la categoría no se/no responde.

Las empresas suelen suponer que estos dos universos distintos pueden asignarse de manera simétrica entre los posibles candidatos, ya que no hay mala fe por parte de quienes se niegan a la entrevista o a responder sobre su voto. Pero en muchos casos, no es cierto. En el 2000, el no sabe/no responde escondía un voto por Fox muy superior al reparto equitativo; en 2016-2018, creo que se trata de votantes pejistas embozados, por buenas o malas razones. De ser así, aguas con las sorpresas en 2018.

En EU sucede un poco lo mismo. Un buen número de republicanos, de 35-45 años, con alto nivel educativo y de ingreso, se niega a confesar su voto por Trump a los encuestadores. O bien responden que no saben, o que votarían por alguien más: les da vergüenza aceptar la posible perplejidad del encuestador: ¿cómo es posible que alguien como usted vote por ese barbaján? Pero ya en la soledad de la casilla, lo harán. Como sucedió con tantos electores blancos en los 80, a quienes les avergonzaba reconocer que jamás votarían por un candidato negro (el mejor ejemplo fue el de Tom Bradley en California), y al refugiarse detrás de la mampara, hacían justamente eso. Ya veremos.

19 septiembre, 2016

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed

There are no objects in this facebook feed.

Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad