Artículos, El Financiero

¿Es verdad la Comisión de la Verdad?

Jorge G. Castañeda

Varios próximos colaboradores de López Obrador han declarado en días, semanas y meses pasados que el nuevo gobierno creará una comisión de la verdad para investigar el caso de Ayotzinapa. Ahora, Loretta Ortiz, coordinadora nacional de los foros para la paz, anuncia la creación de una fiscalía para la paz, así como un nuevo Sistema Integral para la Justicia, Verdad, Garantía de no Repetición y Reparación a las Víctimas (todo con mayúsculas). Incluirá una Comisión de Investigación y un Tribunal Penal para la Paz (también con mayúsculas). Según Reforma, la fiscalía “atenderá los crímenes más graves durante el próximo gobierno federal”.

No tengo más remedio que aplaudir la comisión de la verdad. Luché por ello, con un éxito mediano, durante el gobierno de Fox, y junto con Agustín Basave y Santiago Creel logré convencer a Ricardo Anaya de que incorporara la idea a su programa, sin que recibiera la prioridad o la resonancia deseables. Siempre he sido partidario del surgimiento en México de instituciones investigativas ad hoc, ya que pienso que las que tenemos no sirven de mucho para estos temas. Ni investigan ni castigan ni perdonan. Por lo tanto, el propósito de AMLO de seguir este camino me parece correcto y encomiable.

Tampoco me parece mal toda la parafernalia que se anuncia alrededor de la comisión de la verdad. De una manera u otra, todas las comisiones de esta naturaleza, en otros países y otros momentos, abarcan fiscalías o la facultad de ejercicio de la acción penal, tribunales especiales, e instrumentos de reparación del daño. Es excesivo, pero no es grave, ni empaña la idea original.

Sí la empañan dos atributos contradictorios. ¿Será sólo para Ayotzinapa? ¿O también para Tanhuato, Tlatlaya, Apatzingán, Nochixtlán, etcétera? ¿Abordará también la tragedia de los 40 mil desaparecidos y los 240 mil muertos de Calderón y de Peña Nieto? ¿Será sólo para violaciones a derechos humanos o también para actos de corrupción? Si, como todo lo indica, se trata de un instrumento de la llamada justicia transicional únicamente para los desaparecidos en Iguala, sin menospreciar la importancia de éstos, se volverá rápidamente un engaño más, una simulación más, una mexicanada más.

Segundo dilema: cuando Loretta Ortiz dice que atenderá los “crímenes más graves durante el próximo gobierno federal”, ¿debemos entender que no mirará hacia atrás, salvo en el caso de Ayotzinapa? ¿Acaso significa que nada del pasado será investigado por estas creaciones nuevas y audaces? De ser así, los inconvenientes y las contradicciones inherentes en cualquier comisión de la verdad opacarán por completo su utilidad, que será casi nula. Si nos remitimos a las declaraciones de AMLO sobre chivos expiatorios, indultos y la necesidad de mirar sólo hacia adelante, todo sugiere que así será: un vehículo sin reversa, sin retrovisores, sin memoria ni gasolina (o electricidad).

En ese caso, se tratará de una nueva oportunidad perdida, de un nuevo proceso perverso como los de Peña Nieto. Éste se pintó solo en su talento para asumir buenas ideas y echarlas a perder por mil y una razones. La comisión de la verdad de López Obrador se acerca mucho a los desperdicios de Peña Nieto. Lástima.

5 octubre, 2018

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook feed
2 months ago
TLC: ¿ya mero?

Hoy en #Amarres escribo “TLC: ¿ya mero?”; vía EL FINANCIERO👇

Jorge G. Castañeda opina que, en la negociación del TLCAN, la parte mexicana ha procurado siempre mostrar tramposamente la mejor cara para proteger el tipo de cambio.

« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad