Artículos, El Financiero

El silencio que rodea a Rosario

Jorge G. Castañeda

Pocos distinguidos miembros de la comentocracia o de la oposición han prestado atención a un hecho curioso, aunque previsible, de estos días. Creo que sólo Ciro Gómez Leyva, en su noticiero televisivo, lo advirtió: el legado de Peña Nieto se ha desvanecido, su equipo se encuentra bajo fuego, pero nadie defiende a Rosario Robles. Me centraré en éste último punto.

Hasta hace menos de un año, Rosario Robles era integrante del gabinete legal presidencial. Si no me equivoco, tenía 17 colegas, una decena más de compañeros del gabinete ampliado, y otra docena de colaboradores cercanos del presidente Peña Nieto en Los Pinos. En Sedesol y Sedatu contaba también con un gran número de subalternos, amigos o cómplices, como se les quiera llamar. Hasta esta hora –la noche del jueves 15– no he visto una sola declaración de cualquiera de ellos, sin hablar del propio Peña Nieto, tomando su defensa, hablando de su inocencia o integridad, o manifestando algún tipo de solidaridad.

En el caso de Emilio Lozoya, se entiende que nadie quiera defender a un prófugo. Proclamar su inocencia se riñe con su comportamiento, aunque tenga toda la razón Lozoya en afirmar que no hay condiciones para que se haga justicia en México, ni a él ni a nadie. Pero Robles no sólo no huyó, regresó a México para presentarse ante un juez que nunca debió aceptar fungir en este caso. Sus abogados o no sabían que era sobrino político de René Bejarano, o les dio lo mismo, como si el Señor de las Ligas no tuviera motivación alguna para ver a Robles tras las rejas.

En realidad, no debiera sorprenderme esta actitud de los compañeros de Robles. Es la misma de los priistas de Echeverría, cuando López Portillo encarceló a varios; de los de López Portillo, cuando los persiguió De la Madrid; de los de éste último, cuando los mandó a apresar Salinas, y de los de Salinas, cuando acabaron en el Altiplano, sin hablar de los que apresó Peña Nieto. En algunos casos se trató de líderes sindicales; en otros, de secretarios de Estado; en varios, de hombres poderosos de un sexenio, con o sin cargo, sacrificados en el altar de la continuidad priista.

No he leído o escuchado la declaración de un(a) colega de Rosario Robles donde se afirme que la conocieron, trabajaron de cerca con ella dos, cuatro o seis años, y que meten las manos al fuego por su honestidad. No he leído o escuchado la declaración de un(a) colega de Rosario Robles alzar la voz para denunciar el “terrorismo procesal” del que fue objeto en su audiencia. No he leído o escuchado la declaración de un(a) colega de Rosario decir que le consta que en reuniones del gabinete le informó a Peña Nieto de la Estafa maestra, o que ella no fue, ni con mucho, la única que lo hacía.

La han dejado sola. La pregunta más interesante no es por qué, siempre ha sucedido lo mismo. ¿Se trata de una mezquindad de los priistas que jamás le han sido leales a alguien en desgracia? ¿O más bien nos hallamos ante un comportamiento típico de la clase política nacional, del PRI, del PAN o de Morena, que simplemente no se juega nunca por nadie? Difícil de saber. El problema para el equipo de Peña es que si se acabó el pacto, o nunca hubo, o no los incluyó, la lista de prisiones preventivas oficiosas (votada por el PRI) puede ser larga. Y el silencio de los amigos de antaño, ensordecedor.

16 agosto, 2019

About Author

jorge


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook feed
1 year ago
TLC: ¿ya mero?

Hoy en #Amarres escribo “TLC: ¿ya mero?”; vía EL FINANCIERO👇

Jorge G. Castañeda opina que, en la negociación del TLCAN, la parte mexicana ha procurado siempre mostrar tramposamente la mejor cara para proteger el tipo de cambio.

« 1 of 10 »
Sígueme en Twitter
Suscríbete al newsletter

Recibe notificaciones de nuevas noticas vía correo electrónico.

Aviso de privacidad